Un Pequeño canto del corazón perfectamente puro

Situarse más allá de todas las nociones de sujeto y objeto, es la visión real. No actuar, no meditar, no distraerse, es la meditación real. Sin esfuerzo, sin rechazo, sin adhesión, es la acción real. Más allá de toda esperanza y temor, el fruto se vuele visible. Transcendiendo todo punto de referencia, no existiendo ya la mente, su verdadera naturaleza se revela. Sin recorrer tierras, ni caminos, mantenemos el hilo de la vía de la budeidad. Meditando sin objeto de meditación, Obtenemos el insuperable despertar.

 

Gendun Rinpoche

Un Pequeño canto del corazón perfectamente puro